Blog

Formando hábitos alimenticios para niños que perduren toda la vida (Por: Lilian Levy)

Para lograr formar buenos hábitos en los niños es importante primero evaluar y hacer una introspección sobre la forma en la que nosotros nos alimentamos, porque al final del camino es mucho más probable que ellos imiten nuestras conductas y sigan nuestro ejemplo.

Si en nuestras mesas abundan los vegetales, nos tomamos el tiempo en compartir la comida en familia, elegimos alimentos saludables en la mayoría de nuestras compras y nos ejercitamos eso va a ser lo NORMAL para ellos.

 

Es muy común que cuando tenemos un bebé seamos muy cuidadosos en los alimentos que le damos, cómo le damos de comer, tratamos de darle muchas verduras, frutas, alimentos naturales. Pero a medida que los niños van creciendo tendemos a llenarlos de golosinas, de darles alimentos para “entretenerlos”, para calmarlos o como premio y eso genera que los niños tengan preferencia por estos.

Sería mejor adaptar un estilo de vida saludable para toda la familia, en el cual, sean apreciadas las comidas naturales y abunden los alimentos que provienen de las plantas como las frutas y verduras, así como granos enteros.

 

Para lograr este estilo de vida podemos seguir los siguientes consejos:

 

-Enseñar a los niños a tomarse un tiempo suficiente para comer, el hábito de sentarnos en familia, conversar, y comer de forma lenta tiene un papel importante en la digestión y está relacionada con menores índices de obesidad. Cuando estamos relajados podemos escuchar nuestro cuerpo y saber cuánto alimento realmente necesitamos ingerir.

Los niños pequeños pueden aguantar desde 10-15 minutos sentados y a medida que crecen pueden estar hasta 25-30 minutos en la mesa. Para lograr esto debemos volver la experiencia culinaria algo placentero con temas que atraigan a los niños, hablar sobre cosas que llamen su atención y permitir que en este momento se sientan a gusto para que relacionen la alimentación con experiencias positivas.

 

-Establecer horarios ideales para las comidas, con esto logramos que los niños no se la pasen picando poco a poco todo el día y lleguen con hambre a la comida, de esta forma tiene más probabilidades de mantenerse en la mesa y también de probar cosas nuevas. Cuando tenemos hambre todo sabe más rico… por eso recomiendo dejar pasar de 2.5 a 3 horas entre comida a comida sin alimento para niños mayores a 1 año.

 

-Servir una amplia variedad de verduras en sus platos.

No te límites a la típica sopa de verduras… intenta servirlas en distintas preparaciones, en diferentes texturas, algunas veces crudas y otras rostizadas. Pero recuerda la exposición a estas las vuelve familiares y posiblemente termine por gustarle y comerlas por gusto.

Estas deben ocupar por lo menos la mitad de su plato y mejor aún si elegimos verduras de diferentes colores para que estas aporten distintos beneficios.

 

-Acostumbrarlos a tomar agua natural

Los jugos o bebidas endulzadas, aún si son de frutas frescas aportan mucha azúcar y además generan que los niños tomen mucho más volumen que si tomarían agua simple, por lo que pueden desplazar el espacio para consumir otros alimentos.

El consumo de bebidas azucaradas tiene una gran relación con el sobrepeso.

Desde que son pequeños debemos formar el hábito de tomar agua simple para cubrir su sed. Una forma de lograr esto es cargar con termos para recordarles a lo largo del día de hidratarse.

 

-No ofrecer golosinas como premios o recompensa después de comer

Haciendo esto solamente logras que los postres y golosinas se vuelvan muy importantes para ellos y la comida se vuelve solo un medio para obtenerlos. Es mejor no condicionar la comida y dejar que coman de forma independiente comida y postre ocasional.

 

-No comer en frente de pantallas

Está demostrado que cuando comemos enfrente del televisor o del celular estamos más distraídos y podemos comer más de lo que necesitamos. Además, los niños necesitan estar realmente presentes y concentrados en los alimentos que ingieren.

 

-Permite que coman solos

Sirve comida apta para su edad, ajustando tamaño y suavidad, pero te sorprenderás de su habilidad después de algunos días de práctica al ver cómo pueden llevarse a la boca la comida, ya sea con sus manos o con tenedor para niños mayores. Con esto logramos que coman lo que realmente necesitan sin excesos ni presiones.

 

 

Lilian Levy Dabbah

 Licenciada en nutrición y ciencia de los alimentos por la Universidad Iberoamericana.

Creo en que los alimentos son la base de nuestra salud, y por medio de la alimentación logramos llegar a nuestro máximo potencial.

Apasionada por la cocina y desarrolladora de recetas saludables y deliciosas que los pequeños disfruten.

Como healthy blogger ayudo a familias a cambiar hábitos y descubrir en los alimentos una nueva forma de vida que permita el desarrollo integral de los niños.

Estoy certificada en lactancia materna como IBCLC, lo que me ha hecho visualizar el inicio de la vida como el momento más importante para formar hábitos y crear un metabolismo adecuado en los niños

Hoy en día me dedico a dar consultas de nutrición para niños, adultos y familias, donde el centro de todo es educar para cambiar y enfocarnos en lo positivo en vez de en las restricciones.

Soy especialista en Baby led weaning e imparto cursos para mamás que quieren aprender a alimentar a sus bebes después de la leche, con un enfoque guiado y dirigido por el niño, para hacer niños autónomos en su alimentación.

Soy mamá de 3 niños por los cuales me he dedicado a crecer y dar lo mejor de mí en todos los aspectos de mi vida.